Sexo en malaga 471858

Greenman, Director del Instituto Wistar de Filadelfia, dedi- cado a investigaciones relativas a la Anatomía y a la Biología. Britton es el Director Jefe — y voy a dejar consigna- dos algunos datos que debo a los muy estimados compañeros, los Sres. Hermano León y Dres. Porque la señora Britton, bien considerada en el mundo de los m icolog istag, per- 18 Memorias de la Sociedad Poey.

Yo, en este sentido, así lo proclamo con el mayor entusiasmo. Y, respecto del Dr. Cuan- do en la Universidad — todavía en la época colonial — se enseña- ba la metafísica, él con la savia de la filosofía científica ilustra- ba la conciencia cubana y aplicaba a su exposición doctrinal el método de observación y experimentación propios de las ciencias naturales. Publicó libros que Ribot — el Profesor del Colegio de Francia a que ya me he referido — celebró calurosamente por la forma y el fondo que los distinguía y es característico de todos sus escritos.

No es sólo el Dr. Varona Profesor de Psicología. Sesión solemne del 26 de BIayo de Señor Presidente, señores: Grande honor es el que debo a esta docta sociedad, que, al traerme a su seno, premia en mí, antes que merecimientos que no existen, mi profunda devoción a las altas disciplinas a que dedica sus fructuosas labores. Y lo hacen, con la amplitud que permite la perseve- rante labor de nuestra época, amplitud por la cual el naturalis- ta busca respuesta adecuada a todos los problemas que presen- tan desde la roca hasta el hombre.

A veces hostiles, a veces fa- vorables, a la ciencia debemos el logar domarlas y encauzarlas.

Este, éste es el acicate íntimo de vuestros fructuosos trabajos. Y pensando en Poey he escogido como epígrafe de mi modesto trabajo, el apostrofe que el poeta fran- cés Mauricio Bouchor dirige a la selva siempre verde, lozana pe- rennemente: Voiis portez fiérement la gloire De votre verte eternité. Mi excusa — si la hay — encuéntrase en este pensamiento que, dirigido por Saint Beuve a La Fontaine, pue- de aplicarse admirablemente a Poey. Su tipo físico, determina- do por las sabias investigaciones de Broca, se aproxima singular- mente al tipo cuaternario del Perigord; y los restos de tal raza se conservan en las vertientes de los Pirineos occidentales.

Y como sabemos que el padre de Poey es originario de Olorón — distrito de los Bajos Pirineos — todavía poblado en parte por los vascos franceses, — se hacía interesante investigar si los rasgos craneológicos ancestrales no habrían dejado su huella en la ca- beza del naturalista. Me apresuro, pues, a llegar al corazón de mi asunto. Y desde entonces se plantea un problema: Ha- bana, Alrededor de la Psicología de Poey. Se cono- ce, mejor o peor, al hombre en plena gloria ; pero al joven, en sus comienzos: Y, no obstante, esta ger- minación de las ideas juveniles en el cerebro virgen es lo que im- porta y lo que inquieta.

Pero tuvo, como los escolares de todos los países, sus días de salida, sus épocas de vacaciones. Y el niño, bañado en la atmós- fera embriagadora del admirable paisaje que le rodeaba, debía, mezclado con los niños de los pueblccitos y de las alquerías pró- ximas, vivir al aire libre ; correr, sin medias, sin zapatos, sin som- brero, todo el día, como potrillo suelto ; andar por prados y mon- tañas.

Podéis estar seguros de que todo esto acaeció tal como os lo cuento, si he de dar fe a las impresiones y a los recuerdos de otro niño — a quien conozco muy bien — nacido también en Cuba y tras- plantado, a la misma edad de Poey, al mismo inolvidable rincón de los Pirineos.

No esperéis de mí — que no soy pintor ni poeta — que os traduzca el encanto de aquellos paisajes incomparables: A esa edad, pues, en que la vida deposita en nosotros el fer- mento de los sueños futuros, el niño Poey hubo de sentir ya in- 24 Memorias de la Sociedad Foey. Todo se enlaza en el mundo ; una cadena misteriosa liga los seres a las cosas, lo presente a lo pasado.

Tai- ne. En se graduó de Bachiller en Derecho, pasando en el año a Ma- drid, donde se recibió allí de abogado, volviendo, como lo hemos indicado, a Cuba en En casó con una cubana, y pasó de nuevo a Francia llevando sus dibujos de peces cubanos, y en un barril de aguardiente una colección de 85 especies que puso a disposición del gran Cuvier". Tenía en este momento 27 años. Vedle, pues, de nuevo, en Francia, pero esta vez en plena ca- pital, lejos de sus queridos Pirineos.

París, Así, pues, muy niño, Poey había vuelto a Cuba, impregnado, como un pequeño salvaje, de las emanaciones vegetales y anima- les de una naturaleza incomparable. Et jam sumnia procid vülarum culmina fumant majoresque cadunt altis de montihus unihra. En , Poey que frisaba en los 34 años, vuelve definitiva- 1 Obras literarias de F, Poey; Habana, No quiero señalar sino algunos rasgos de este hombre senci- llo en sus maneras, sencillo en su actitud, sencillo en su vida.


  • web chat movil?
  • hombres solteros con mujeres casadas?
  • Karezza: el método para disfrutar más del sexo - La Opinión de Málaga?

Fué un "causeur" encantador e inagotable. Fué singu- larmente amable y alegre, hasta la edad de 90 años, con una ale- gría del todo comunicativa. Poey; por el Dr. Todos hablaron y discutieron sobre el mejor modo de dar importancia al papel. Siblón habló, y habló el Sr. La Torre ; en fin, todos menos Poey. El Rector le pidió su parecer. Don Felipe, cuando el claus- tro entero esperaba de él alguna gran idea sobre el asunto, dijo solamente estas palabras: Esto es, como bien sabéis, uno de los caracteres frecuentes en los artistas.

Tal distracción de Poey me da ocasión de relata- ros una anécdota encantadora que pinta también la distracción de La Fontaine: Los familiares estaban profundamen- te afligidos. Me uní al cortejo. Como hombre muy superior, ante el fondo grave de las fuer- zas permanentes, fué invadido por un anhelo infinito de elevar- se sobre ellas, de dominar lo que ellas ocultan ; y padeció tam- bién la angustiosa sensación de caer a sus pies, inexorablemente limitado en su inteligencia y en su voluntad.

Sabía muy bien que en ese viaje penoso — como todo alumbra- miento — hacia la lejana verdad, la vida del hombre de ciencia es demasiado corta para pensar en alcanzarla nunca. Pero tenía la conciencia de haber trazado un camino, y presentía que otros lo 1 Camafeos. Continuemos honrando la memoria del inolvidable naturalis- ta y envidiemos siempre a aquel hombre que no quiso ser otra cosa que amante esclavo de lo bello, investigador obstinado de la verdad, servidor abnegado de la ciencia y del pensamiento. Bibliography com- piled by Ernestine Ripley, Esta Bibliografía relativa a las publicaciones de Osbom cons- ta de dos partes: La labor científica del ilustre Presi- dente del Museo Americano de Historia Natural de New York es notabilísima, por su calidad y cantidad: Harris and C.

Leng, editors. New York, Leng and A. Washington, D. C, Barbour and Ch. Earas- den. The most ancient Skeletal remains of man ; by Dr. Alex Hrdlicka. Second edition. Entomological News, Vol. XXVII, p. The ascent of the Turquino, the highest moun tain in Cuba; ''Torreya", Vol.

Donaldson, Phila- delphia, Roig y Gonzalo M. Habana, París, y X, Part. IX, Vol. XVII, Part. Contienen estas partes, respectivamente, los siguientes es- tudios antropológicos: The beavers indians, by P. The Journal, op Animal Behavior. Yerkes, editor. Cambridge, Mass, Donaldson, Philadelphia, Philadel- phia, Conrow, Philadelphia, Philadelphia, No- tas del Dr. Juan Gundlach ; publicadas por el Dr. Habana, , Revista mensual. The American Midland Naturalist, Vol. Notre Dame, Indiana, U. The American Museum Journal.

Columbus, Ohio, ü. Tke University of Colorado Studies. Boulder, Colorado, U. La Comisión de Sanidad Vegetal y su labor. Plantas protectoras del terreno; por el Sr. Kin- man traducido y anotado por el Dr. Juan J. Haba- na, Roig el término original inglés es cover crops, que quiere decir literalmente cosechas de cubierta; prefiriendo la expresión planias protectoras del terreno por abarcar todas las aplicaciones. Los primeros son los que han asistido a la sesión de constitución y organización de la Sociedad. Los corresponsales lo son en el extranjero. Para ser nombrado miembro honorario es preciso haber sobresalido en las Cien- cias Naturales, puras o aplicadas, por sus conocimientos e importancia de sus publicaciones.

Aet 9. Enrique José Varona. La Redacción de las Memorias no se hace solidaria de las ideas sustentadas por los autores de los trabajos que se publiquen en aquéllas. Luis Montana. Dr, Luis Montana. Presidencia del Dr. Socios concurrentes. León, Weber, S. Muñoz, B. Cuervo, Roca Mas- den, Horstmann, V. Rodríguez, V. Sotolongo y Mestre, Secreta- rio general. Cañizares y J. Relaciones científicas y can,je. Mestre refirió bre- vemente su visita durante las vacaciones de verano a varios Cen- tros científicos de los Estados Unidos y en los cuales se interesaron por el canje de las Memorias, prometiendo aquellas instituciones remitirnos lo que publiquen.

Graclvs y necrología. IMestre sus esfuerzos en pro de nuestras relaciones científicas ; y después dedica frases adecuadas 34 Memorias de la Sociedad Poey. Nuevos profesores. Roig y Srta. América A. Esta primera parte abarca hasta , épo- ca de la creación de la enseñanza de la Zoología y de la Anato- mía comparada en nuestra Universidad, de cuyo desempeño se en- cargó a Poey. Carlos de la Torre, Socios concurrentes.

León, P. Cardín, R. Arango, B. Muñoz Ginarte, G. Rodríguez, J. Alfonso, Dihigo, S. Weber, S. Delgado, J. San IMartín y A. Mestre, Secretario general. El señor A. Hitchcock y la señorita Chase en un excelente trabajo recientemente publicado por la Smithsonian Institution U. National Museum de Washington, titulado Sesiones de la Sociedad. El Profesor F. Lb Dantec. Corona Poeyana Continuación. La Torre expone seguidamente la segunda parte de la Corona Poeyana, la cual comprende desde hasta el momento en que se iniciaron las relaciones científicas de Poey con los naturalistas de Norte América.

El ejemplar de la Saugetlv. La Torre insistió en la importancia del hecho y en la dificultad de la exploración por encontrar la Gra- mínea, lo cual ha sido en realidad un re-descubrimiento. Ramsden, Hno. Rodríguez, A. Cuervo, R. Asistió el Dr. El Profesor Dastre. Mestre refiere la reciente des- 36 Memorias de la Sociedad Poey. Ramsden y Calvino. Fenómenos geológicos. Estudio sobre el Dr. León que tomaría en consideración las indicaciones hechas, tratando de ver si le era posible llenar ese vacío. Continuación de la Corona Poeyana.

El Propesor Mann. Calvino hace' presente a la So- ciedad que asiste a la sesión el reputado entomólogo Sr. Entre las plantas recogidas por Cli. Como es natural, el Prof. Hitchcock y Mrs. A, Chase los autores de la importante obra "Grasses of the West Indies" que acaba de publicarse, sentían no poder incluir en ella esa espe- cie desconocida y manifestaron al que suscribe el deseo de reci- bir ejemplares que les permitiesen identificarla. A ese fin man- daron una descripción del fragmento de Wright con la localidad indicada por este: Al principio no tenía gran esperanza de descubrir de nuevo dicha planta en una sabana cuya situación en la Isla me era desconocida ; sin embargo, habiendo sabido que dicha sa- bana se encontraba al sur de Guane, me decidí a ir a ella.

En unión de mi compañero de exploración el muy inteligen- te e incansable naturalista. Padre Modesto Roca, E. Gracias a la cariño- sa hospitalidad que, en su ausencia, nos dispensaron sus hijos los Sres. Juan Manuel, Enrique y Regino Lamas y su activa co- operación, pudimos llevar a cabo la obra emprendida. El segundo día tratamos de alcanzar el límite sur de la sabana, en busca de los ca- yos de monte que la bordean. Después de caminar cerca de tres leguas en esta dirección hasta la laguna del Sebo, tuvimos que 38 Memorias de la Sociedad Poey.

II No. De la familia de las Gramíneas, en- contré una especie nueva del género Manisuris así como el ra- rísimo Cenchrus distichophyllus conocido sólo de aquella lo- calidad. Por fin, supimos que sólo al este de la sabana podíamos en- contrar los cayos de monte de que habla Wright, de modo que el tercer día, en compañía de D.

Chase me había mandado del ejemplar de Wright. No podía creer que era una Bouteloua, y a pesar del parecido lue tiene con el género Arthrostylidium, al ver las flores sospechaba que podía ser un género nuevo. Cuvier y sus paradojas científicas. Depéret en su pequeño libro sobre Les transfor- mations du monde animal son de una realidad indiscutible: La historia del transformismo no resultaría completa sin el relato de la oposición que hiciera Cuvier, en fecha memorable, al desen- volvimiento de la doctrina del egregio Lamarck.

Jorge Federico Cuvier nació en Montbéliard el 23 de Agos- to de , precisamente a los ocho días de haber venido al mun- do Napoleón Bonaparte; y murió el 13 de Mayo de La segunda parte refié- rese a los antecedentes científicos del Dr. Duvernoy, Paris, ; — Eistoire de la Zoologie. Les fundateurs de la Zoologie moderne. Georges Cuvier; par F.

Hoefer, Paris, Georges Cuvier; par E. Introduction Mstorique; par I. Geoffroy St. Hilaire, Paris, ; — Discours sur les révolutions de la surface du glohe et sur les changemens qu' elles ont produits dans le régne animal; par Georges Cuvier, Paris, ; — Traite de Zoologie, Georges Cuvier et les classifi catión s anatomiques ; par E.

Perrier, Paris, ; — The orders of Mammals. The epoch of Cuvier and 40 Memorias de la Sociedad Poey. Historia Natural". La lectura de Buffon, las leccio- nes de Kerner y los consejos de su condiscípulo Kielmeyer, des- piertan su afición por la observación de la naturaleza. En la Normandía, ya en correspondencia con Lacépéde, allí cer- ca del mar, realiza sus primeras disecciones de animales. Dibu- jaba con gran habilidad y retenía extraordinariamente los carac- teres de las especies por él observadas.

Karezza: el método para disfrutar más del sexo

En lo llamó a su la- do E. Hilaire, diciéndole: Sus investigacio- nes sobre los huesos fósiles preceden a sus doctrinas de las revo- luciones del planeta. El examen de las osamentas de de Blüinville ; by W. Gregpry, New York, ; — Les transformations da monde animal. Georges Cuvier et les révolutions du Globe; par Ch. De- péret, Paris, ; — Elementa d'Anatomie Cornparée. Es- quiase historique; par E. Perrier, Paris, ; — Traite d'Anatomie Com- parée pratique. Introduction; par C.

Vogt y E. Roure, Paris, ; — L'Emhryologie Cornparée. Preface ; par L. Eoule, Paris, ; — Conferénces de Paleóntologie. La Paleóntologie de- puis Cuvier, etc. Boule, Paris, , A. Ciwier y sus paradojas científicas. Reconstruyó esqueletos de animales extintos, estimando que las especies actuales eran dife- rentes a las fósiles, y que cada capa geológica contienen sus pro- pios restos de organizaciones desaparecidas. En Anatomía Com- parada sostuvo el principio de la subordinación de los caracteres dominantes y subordinados; categorías taxonómicas y el de la correlación de las formas.

En Paleontología formula estos dos: Cuvier, dans la séance publique de 1 'Academie, Novembre y pasa su conjunto de doscientos. Mencionaremos las Lecons d'Ana- tomie Comparée, , etc. Era el tiempo en que el ilustre Cuvier ordenaba sus primeros trabajos para la publicación de su grande obra titulada Historia General de los Peces. Todo le fué entregado; y tuve el honor — agi'ega Poey — de ser citado por él y su colaborador Valenciennes Pensaba que cada animal ha- bía sido creado para vivir en condiciones determinadas, opinión que constituye su principio de las condiciones de existencia; sien- do partidario de la fijeza de las especies, dogma absoluto, indiscu- tible.

El tipo especifico se adapta preconcebida y perfectamente al medio viviente, y es ante el pensamiento cuvieriano producto de una potencia sobrenatural. El transformismo de Lamarck sufrió un rudo golpe cuando la célebre polémica que tuvo lugar en en el Instituto de Francia entre Cuvier y E. Geoffroy Saint Hilaire, representante de la doctrina de la mutabilidad de las especies zoológicas y de la evolución gradual del planeta; entonces fué, al decir de un bis- A.

Pero, todo lo expresado en ese senti- do respecto de Cuvier — de sus paradojas científicas y de su opo- sición al lamarckismo — no disminuye su verdadero valor, su mé- rito indiscutible: La primera tiene fe en las crea- ciones directas que coinciden con las épocas geológicas; en la inmutabili- dad de las especies, por tanto en la infecundidad de los híbridos y en las causas finales; no admite la unidad rigurosa del plan, ni la serie rigurosa; ni las fases del embrión en el sentido de que la Embriogenia venga a, ser una Anatomía Comparada transitoria y la Anatomía Comparada una Embriogenia permanente.

La segunda admite la variabilidad de las es- pecies y con este solo hecho niega las causas finales: De Cuvier a estos tiempos los progresos de esas dos ciencias han sido y son extraordinarios. El conocimiento de los tipos de organización animal — la zootomía eficazmente practicada en el laboratorio — relacionado con la Embriología: Boule, tres direcciones distintas: Y en esas nuevas ramas del tronco fundado por Cuvier — así como las otras tam- bién comprendidas en el vasto grupo de las "ciencias zoológicas" — encausan los sabios sus esfuerzos en pos de la ley general que preside el complejo y aun oscuro problema de la transformación de los organismos.

Fenómenos geológicos de Sesión del 30 de Noviembre de Para el mejor conocimiento de estos fenómenos recomenda- mos los Conferencias de Seismología pronunciadas en la Acade- mia de Ciencias de la Habana por el P. Mariano Gutiérrez Lanza, Director del Observatorio del Colegio de Belén, conferencias re- cogidas y publicadas en un volumen en esta ciudad en Día 1" — Ligero temblor de diez segundos de duración en el territorio Washington, Estados Unidos. Día 3. Día 4. Día 5. Día 7. Día 8. Koughan de una erupción submarina. Día Ibérica Día Dato tomado de la Ibérica, revista de los progresos de las ciencias, que se publica en Tortosa España.

Las rajaduras eran profundas y los hundimientos alcanza- ron hasta cuatro metros de profundidad. El día 18 se produje- E. El geólogo polaco Koslowsky, enviado por el gobierno para estudiar el fenómeno, informó que los de- rrumbes no los produjo ningini movimiento seísmico, sino un so- cavamiento de las capas inferiores. Día 2. Día 9. Como nada anunciaron los periódicos, es probable tendría lugar en el mar.

Día 1'? Día 6. Días 8 y 9. El segundo fué de gran intensidad. No causó desgracias per- sonales, pero sí algunas pérdidas materiales. Causó algunos daños materiales. Fué de mayor intensidad al que se sintió en De corta duración, no causó desgracias personales y las pérdidas materiales fueron de alguna importancia. Julio, — Día 3.

La erupción duró varios días. En la región de Ca- llanieta fué tan intensa que ocasionó el derrumbe de tres minas de azufre. En la región de Colivini hubo treinta muertos, en la de Contavini hubo cincuenta y seis muertos y muchos heridos. La erupción del Stromboli que comen- zó a mediados del mes de Julio, continuó con bastante intensidad. Fué tal la fuerza de esta ola que arrojó sobre la playa un crucero de la marina americana anclado en el puerto, causan- do su pérdida total.

Como el tiempo estaba espléndido se pudo salvar toda la tripulación. Se atribuyó esta ola a un violento temblor submarino. Como nada se anunció después es de suponer que fué submarino. Por curiosos e intere- santes reproducimos los detalles del fenómeno, tomados de una de dichas publicaciones. El suelo de éste aparece muy desigual. Una circunstancia extraña que ha llamado la atención de cuantos han visitado yo.

Notas entomológicas. El fenómeno es frecuente en el sur de la Trinidad. Sesión del 24 de Abril de Metcalf, N. Ve- getal, Secretaría de Agricultura, Habana. Las plantas que han sido encontradas atacadas son las si- guientes: Ha sido recolectado en los siguientes lugares de Cuba: Ball, de un Liforme de la Academia de Ciencias de lowa, Género Tomaspis, A. Tomaspis A. Monecphora A. Sphernorhina A. Tomaspis bicincta Say. Cercopis bicincta Say. Sci, Phil. VI, , Cercopis ignipecta Harr. Monecphora bifascia Walk. Monecphora augusta Walk. Monecphora neglecta Walk. Monecphora ignipecta Fitch.

Monecphora inferans Walk. Sphenorhina simulans Walk. Tomaspis fasciaticollia Stal. XXV, p. Tomaspis rubra Fowler. Tomaspis simulans Fowler. Es una especie muy corriente en las colecciones de insec- tos procedentes de Méjico y de las Antillas. Es esta una especie algo variable en tamaño, y en extremo variable en color y marcas. Estas formas se diferencian entre sí, pero solamente pueden ser agrupadas como sigue: Forma Bicincta, la forma típica es de color pardo oscuro, con estrechas bandas rojas.

Variedad igiiipecta Fitch, es la forma oscura en la cual las bandas se hallan parcial o totalmente ausentes. Variedad simulans Walk. Evidentemente que Fowler fué mal guiado por las señas de P. Walker dice de inferans que se asemeja mucho a neglecta y que puede ser una variedad local de ella. Fowler lo coloca como una sinonimia de bifascia, junto con augusta. Las especies aquí presentadas han sido recolectadas por el que suscribe en Santiago de las Vegas, Habana, y han sido todas de- terminadas por el Profesor J.

Diceratothrips picticornis En agallas de los frutos de la Hood planta Eugenia sp,, "guai- raje". Frankliniella cephalica En flores de Citrus. En flores de Bidens leucantha. En flores de Melanthera del- toidea. En flores de Carissa acuminata, Frankliniella insularis Frank. En flores de Citrus. F-rankliniella nov. Frankliniella nov.

Beneficios del método Karezza

Frankliniella sp En flores de Citrus. En flores de Carissa acuminata. Gynaikothrips uzeli En hojas del "laurel" Ficus Zimmerman nitida, formando agallas. Haplothríps gowdeyi En flores de Bidens leucantha. En galería hecha por díptero Agromyza en hojas de to- mate. Eeliothrips Jiaemorrkoidalis En hojas de aguacate Persea Bouché gratissima y de mango.

Des- tructiva en ambas. Selenothrips rubrocinctus En hojas de "mango" Man- Giard gifera indica. Thrips abdominalis Crawford En flores de Bidens leucantha. TJirips tahaci Lindeman. En hojas de cebolla Allium ce- pa. En flores de Cruciferae. Zygothrips nov. Thomas E. Snyder, especialista en insectos dañinos a las plan- tas forestales, Bureau de Entomología de los Estados Unidos. Los comejenes han sido separados del orden de los Neurópte- ros formando el distinto orden Isóptera, dividido en las familias Prototermitidae y Termitidae.

Cryptotermes sp. Hembras, machos y obreras. Los que caen sobre escritorios se introducen entre libros y documentos haciendo inestimables perjuicios. Son de color pardo y tamaño mediano mm. He tenido oportunidad de observar que no son tan sensibles a la luz como lo son a las corrientes de aire, pues lo he observado trabajando con bastante tranquilidad 60 Memorias de la Sociedad Poey.

Se es- tima y como hecho cierto que estos insectos producen algunos mo- vimientos del cuerpo desarrollando sonidos especiales como me- dio de comunicación entre ellos. Creemos oportuno, ya de paso, indicar algunas recomenda- ciones para evitar los daños de estos insectos. En las maderas donde ya se ha- yan presentado y se noten los orificios, deben hacerse aplicacio- nes de bisulfuro de carbono o de bicloruro de mercurio al 20 por La si- guiente receta indicada por el Sr. Johnston es muy recomen- dable y nosotros la empleamos para librar a las maderas, objetos atacables y libros, de estos y otros insectos: Disuélvase primero el bicloruro.

Eíitermes sp. Recolectados por J. Ninfas y nasuti recolectadas por el autor en tronco de aguacate seco, muerto a consecuencia de un rayo, y la madera ya en esta- do de descomposición. Arrhinotermes simplex Hagen Obreras, soldados y ninfas, recolectados por el autor en el mismo lugar que la anterior especie y junto con ella.

JOHN R. En Europa, Norte América, Trinidad, Puerto Rico, Sur Amé- rica, Argentina, y en numerosos lugares, ha sido recomendado el uso de hongos entomógenos para el control de varios insectos. Respecto de algunos otros hongos, han habido muchas dispu- 62 Memorias de la Sociedad Poey. Es verdad que la mayor parte de los hongos entomógenos, si no todos, re- quieren ciertas condiciones atmosféricas para su mejor desarro- llo. La apli- cación artificial de ciertos hongos, en donde los insectos estaban causando daños, ha sido de resultado comercial en algunos casos.

Varios hongos entomógenos han sido encontrados en Cuba, y se ha presumido que otros de los hongos extensamente distri- buidos también existen aquí. No hay, sin embargo, ninguna pu- blicación que de una idea adecuada de los hongos entomógenos encontrados en Cuba o de los beneficios que puedan esperarse de ellos. En vista del hecho de que el hongo Aspergillus flavus puede ser distribuido con grandes beneficios en la vecindad de Ciego de Avila donde existe la plaga de la chinche harinosa en la caña, y el hongo Mctarrhizium anisoplioe también puede ser de grandes beneficios en la vecindad de Camagüey donde hay una plaga de la yerba muy mala causada por el insecto la salivita, resulta de mucho interés describir todos los hongos entomóge- nos ya conocidos en Cuba.

Para ayudar a su identificación, se han dado nombres de algunas plantas hospederas, hasta donde ha sido posible. Agerita Webberi Pawcctt, en Science, n. XXXXI, no.


  • Esta técnica permite a la pareja aprovechar más las relaciones además de controlar la excitación;
  • conocer gente guadalajara españa;
  • Full text of "Historia General De Las Drogas"!
  • bicis de chica;
  • El 'top ten' de los lugares favoritos para el sexo furtivo en Málaga.
  • .
  • chat social gratis?

Horne, no. Gol diana, y el azul prusia del A. La abundancia y el color vivo de éstos, los hace muy visibles. Es probable que el hongo mantenga la, mosca blanca bajo casi un buen control pues cuando este llega a ser abundante, el hongo se desarrolla en grandes cantidades. Horne no. Cardín no.

El ´top ten´ de los lugares favoritos para el sexo furtivo en Málaga - La Opinión de Málaga

Algunos hongos cntomógenos de Cuha. Fungí cubensis, no. Para el estado perfecto véase Hypocrella phyllogena.

polígono Guadalhorce en Málaga

Fuugi cubcusis, no. Bahía Honda, Oct. Muy pa- recido a las especies pequeñas hemisféricas del A. XVI, p. Se extiende mucho, en forma de costra, llana con pequeñas elevaciones, 2 a 3 cm. Brasil ; Florida ; Puerto Rico ; Cuba: Estroma en forma de trompo ; 3 o 4 fascíeulas, arrilia libre y excababa, abajo unida desde su origen; exterior granular; pie- nidia sumergida en el disco de la estroma: Halstead Mayo 8, , no.

Earle Febr. Abril 17, , Johnston nos. El insecto víctima es uno de las Lecanidea pero es frecuente- mente difícil o imposible determinar aun el género a que perte- nece. La planta víctima varía considerablemente. A la descripción anterior, el ue esto escribe añadiría lo si- guiente: Para estado perfecto véase Hypocrella tvrhinata. France, VII p. Estroma verde, truncada, polygonal, 5. Baracoa, en Aleyrodideae, en Meihomia scorpiurus, Johnston no. Memorias de la Sociedad Poey. A la vez co- lonias enteras de insectos son cubiertas con el hongo. Ciertos vas- tagos de caña pueden tener la chinche enferma mientras otros adyacentes pueden aparecer completamente saludables.

No to- mando en consideración esta irregularidad de presencia, el hon- go parece hacer considerable labor en la destrucción de los in- sectos. En los campos de La Romana, Santo Domingo, era difícil, en el tiempo de una visita del que esto escribe, encontrar alguna chinche harinosa no afectada por el hongo. Han habido muchas referencias a un hongo en la chinche harinosa de caña.

En el caso del material de Hawaii, fué descrito como una nueva especie, Aspergillus parasiticus. Ma- terial enviado desde Puerto Rico por el que esto escribe al Doc- tor Charles Thom fué identificado como Aspergillus flavus. El que esto escribe llevó a cabo el trabajo, en unión del Doctor Thom, de reunir material de varias fuentes y de compararlos en cultivos.

Fué estudiado material de Demerara, Barbados, Trinidad, Santo Domingo, Cuba, Louisiana, Hawaii, todo esto con chinche harinosa, juntamente con material de forrage de Kansas, en maíz de la Argentina, en tierra de Inglaterra y en cultivos de Amster- dam y de otras tres fuentes. Todo este material fué estudiado muy cuidadosamente, y mientras que algunas variaciones fue- ron encontradas, todavía aparecía no haber variación constante suficiente y distinción bastante para separar alguno de este ma- terial sin separarlo entre muchas especies.

Sin embargo todo el hongo verde-amarillo encontrado en chinche harinosa ha sido atribuido al Aspergillus flavus. Identificación y descripción por el Dr. Se encuentra en muchos materiales di- ferentes desde Europa a la Argentina. Algunos hongos eniomógenos de Cuta. Mycelium incoloro, ramificado difusamente, 1. Over eene Shimmel epidemie- der groene Luizen, El ma- terial viejo es ligeramente amarillento. Una cuidadosa comparación de material en Saissietia hemis- pherica, recibido del Sr. South de Barbados con el mate- rial de Santo Domingo y Puerto Rico, demostraba que el todo pertenecía a la misma especie.

La prostitución se extiende a pisos en los barrios de Málaga

Tower denunció una especie de Sporotrichum en Saissietia hemispherica en Puerto Rico. Material de éste, visto por el que esto escribe, pero no exa- minado al microscopio, aparece idéntico a éste Cephalosporium. Es imposible declarar definiti- vamente la identificación de éste sin un examen cuidadoso, pero es posible que los Sportrichum en estos insectos pueden ser todos asignados a Cephalosporium leca ni i.

El estado perfecto o el estado de sacos, es pro- ducido en estas terminaciones hinchadas véase fig. Los esporos son ocho en cada saco y son largos y filamentosos, rompiéndose fina-lmente en pequeños esporos en forma de varillas. Esto es típico del género Cordiceps. Esta clasificación es hecha por conveniencia pues algunas veces se encuentran esporos de Isaria sin Cordiceps y viceversa. El género Torriihiella difiere del Cordiceps en que las peri- thecia se producen sobre una base semejante a algodón en vez de un tallo.

En el ca- so de los hongos particulares que ocupan nuestra atención, al me- nos el Torruhiella aranicida y el T. La relación entre Torruhiella y estas formas no ha sido determinada. Debe decirse que hay graduaciones entre el Hypocrella y el Cordiceps, o entre una base en forma de cojín y una estructura con tallo, así que es difícil sacar distinciones absolutas entre los dos géneros. Los esporos de sacos ascospores en el Hypocrella son similares a los de Cordiceps y Torruhiella. El estado de conidia conidial stage de los hongos de que tra- tamos, Hypocrella turhinata y H.

No todos los Ascher- sonias han sido relacionados con sus estados perfectos respec- tivos. Debido a la dificultad en separar prontamente estas formas en sus estados perfectos, podía ser deseable considerarlas todas pertenecientes a Cordiceps, y entonces las formas Isaria tal vez Cephalosporium y Gihelulla y Aschersonias tomarse para indicar subgéneros. Debido a la carencia de literatura acerca de esta materia, el que esto escribe es incapaz de decidir acerca de 72 Memorias de la Sociedad Poey.

La lista siguiente incluye las especies de Cordiceps y formas afines observadas en Cuba, habiéndose hecho descripciones com- pletas de estos diferentes géneros: Isaria barberi. Hypocrella turbinata Aschersonia turbinata. Torrubiela aranicida Gibelhda pxdchra. Cordiceps barberi Giard. El material visto por el que esto escribe es de color pardo, su- cio, blanco hacia la cima. Algunos hongos eniomógenos de Cuba. Fungi Cubensis, p. Fungi Cubensis p. Soc Journ. XI, p.

Gregarios en grupos ; tallo simple, 0. Sporophoros 2. En Polistes lineatiis en Cuba. La descripción anterior es he- cha de material cubano por el que esto escribe. Pungi Cubcusis p. Co- iiidioporos simples, amplios y robustos, reduciéndose gradual- mente a una base estrecha, emergiendo en anillos blancos entre los segmentos de la víctima sin unirse sobre su cuerpo. Entomophthora spiiaerosperma Fresenius, Bot. XIV, p. Conidio foros muy ramificados y confluentes, sobre el cuerpo de la víctima, formando usualmente una masa cuya superficie su- perior es llana.

Conidioforos digitados; el color del hongo es blanco variando a un verde de chícharo vino. Coni- dias secundarias semejantes a las primarias, o largas en forma de almendra e insertas en conidioforos capilares. Esporos resis- tentes resting spores , azigosporos o zígosporos? Vícti- ma atacada hasta el substr-atuní por rhizoides. En varios grupos J. Algunos íiongos eniomógenos de Cuha. En Cuba en una especie de Heterocorís en calabaza. El que esto escribe publicó una descripción de este hongo ba- jo el nombre de G. Hypocrella turbinata Thaxter, Bot. LVII no. Se ha informado que el estado perfecto de este hongo se encuentra en abundancia en Trinidad.

Ninguna otra noticia sobre ello pudo ser obtenida. Aquí, en Cuba, sólo se ha encontrado en Santiago de las Vegas. El estado de conidia o Aschersonia, por 76 Memorias de la Sociedad Poey. PVecuentemente todas las estroma tienen perithecia, y ninguna picnidia las precede o acompaña. Tienen la forma de botella, con un cuello, relativamente estrecho, bien definido, cerca de por micrones. Cuando los sacos maduran, estos tallos se alargan y adelgazan como las de la fig. Los segmentos formados de esta manera, se separan eventualmente unos de otros, los sa- cos se llenan de innumerables esporos pequeños, en forma de va- rilla, cerca de por El estado imperfecto ha sido descrito bajo Aschersonia turhinata.

El que esto escribe amplificaría esta descripción como sigue: Algunos hongos cntomógenos de Cuba. En Francia ha sido encontrado en el gusa- no de seda. En los Estados Unidos una variedad de este hongo ataca las larva. En Hawaii se ha encontra- do el hongo típico en Sphenophorus obscuras y en Adoretiis te- niumaculatus.

En Samoa se encuentra en las larvas de Orijctes rhinoceros. En Puerto Rico se encuentra en adultos del Lachnos- terma sp. En Cuba se ha encontrado en un adulto Asilid- fly Plesiomma sp. Sorokin, Entomophthora. Vegetables par? II, p. In Russian. Conidia de color verde aceitunado, insertadas en conidiopo- ros subverticilados, cilindricos, oblongos, del tamaño de X 3 mierones.

Estromata agrupada densamente en parches o racimos, la estromata sola tiene 0. Vicente, Sta. Lucía, Dominica, Monserrate, Antigua y St. Johnston, en la guagua blanca de la lima dulce. Ophionectria coccicola Berl. Estromata constituida por un tallo corto y vigoroso con cabe- za anaranjada; conidios recta. Microcera fujiku- roi el hongo rosado es difícil de distinguir del Microura coccophi- la, pero aunque no ha sido reportado en Cuba debe existir aquí. En los Esta- dos Unidos.

Pug II, p. En Xyleborus sp. En Aleyrodis variabüis en Carica papaya, Cuba. LVI, fig. Perithecias cónicas alarpradas, 0. Perithecia de color amarillo vivo, erectas, cónicas, micro- nes de alto por de espesor ; separadas o confluentes ; sacos li- neales, micrones de largo, dividiéndose en esporos pe- queños 1. En Cuba creciendo sobre, o con, Ccphalosporium lecanii eu Saissetia hemisférica en el zapote. Hifas rastreras, alargadas, poco ramificadas, con- tinuos; hifa. Denunciado primeramente en Lecanium hesperidium en las hojas de limón en Italia. Denunciado por Fawcett en Aleroydes citri y otros insectos en Florida.

Puerto Rico, en víctima indeterminada, Marzo 16, , Río J. Nota de una carta June 30, Fawcett, Howard S. Fungi Parasitic upon Aleyrodes citri. June, A eso hay que sumar la volatilidad de los pisos. En las casas de citas predominan las mujeres sudamericanas o españolas, mientras que en los clubes los agentes identifican una mayor variedad de nacionalidades, principalmente de Europa del Este. Diez, follar'. En la mayoría de los casos vienen engañadas de sus países de origen bajo falsas ofertas de empleo o promesas de amor de un novio que, en realidad, es miembro de la organización el método del llamado 'boy lover'.

De la edad no se habla. Tampoco de si son víctimas de trata. Apenas deslizan unos cuantos detalles de cómo funcionan las redes: Esa infraestructura compleja se adivina tanto en la calle como en los pisos; y permite también un 'recambio' permanente de chicas. La técnico deja al margen nacionalidades y circunstancias personales para igualarlas a todas ante la misma adversidad: Y aporta un detalle: Acercarse a la realidad de estas mujeres para que la ayuda sea eficaz es el principal reto de las organizaciones. La Casona del Parque cumple cien años. La Policía Local denuncia al dueño de una residencia canina en Campanillas.

admin